Paisajes de piemonte, bellas colinas pronunciadas con perfecta orientación sureña, siempre resguardadas por el “ultimo bastión cátaro” El  Castillo de Queribus y observadas por el bello Monte Canigou. La zona vitícola es conocida como “Rousillon” donde “los vinos dulces naturales” de las denominaciones  Banyuls, Riversaltes, Maury y cote d‘agly. Dieron un gran prestigio a estas tierras y donde,  posteriormente las denominaciones Côtes de Rousillon y Côtes de Rousillon Village, vinieron a formalizar la apuesta de vinos tintos.

Hagamos que nuestra mirada se afine al ver cuidadosamente los lugares. La migración emblema de la biodiversidad